¿Es una reunión con Eddie Jones la respuesta a los problemas de los Wallabies?

Cuando Rugby Australia hace planes para el equipo técnico de los Wallabies, es poco probable que los administradores piensen mucho en la pareja de famosos Jennifer López y Ben Affleck. Pero quizás deberían hacerlo, especialmente si están considerando a Eddie Jones para un papel.

La pareja conocida como Bennifer se casó recientemente en Las Vegas, 18 años después de romper su compromiso en 2004. La RA despidió a Jones como entrenador de los Wallabies a finales de 2005, pero ahora se habla de que el actual seleccionador de Inglaterra y sus antiguos empleadores han reanudado su relación y, al parecer, el sindicato nacional ha ofrecido a Jones un puesto de entrenador no especificado después de la Copa del Mundo de 2023 en Francia.

La especulación suscita la siguiente pregunta: ¿deberían la AR y Jones intentar reavivar una vieja relación, o sería más prudente dejar que los perros duerman? Jones, un entrenador brillante y motivado desde sus primeros días en los Brumbies, tiene sin duda el talento y la experiencia para volver a entrenar a los Wallabies, pero ¿tiene demasiada carga emocional?

Llevó a los Wallabies a la final de la Copa del Mundo de 2003 en Sydney, donde perdieron ante Inglaterra por 20-17 en la prórroga, pero la RA lo despidió dos años más tarde, después de que Australia perdiera ocho de los últimos nueve ensayos en los camiseta de rugby baratas que estuvo al mando. Fue una experiencia dolorosa y amarga para Jones, que lloró en una conferencia de prensa, indicando lo mucho que significaba el trabajo para él.

Desde entonces, Jones ha rehabilitado su reputación como entrenador. Como asesor técnico, ayudó a los Springboks a ganar la Copa del Mundo de 2007 en Francia; guió a Japón a la mayor sorpresa de la historia del torneo con una victoria contra Sudáfrica en 2015; y llevó a una Inglaterra que hasta entonces no había rendido lo suficiente a la final del torneo de 2019.

Y también ha guiado a Inglaterra a dos victorias en la serie de tres test contra los Wallabies en suelo australiano, con una victoria limpia en 2016 y una recién terminada por 2-1. Si no se trata de una revancha, se ha ganado la reivindicación.

Jones parece haber superado con éxito los traumáticos acontecimientos de 2005, despejando el camino para volver a los Wallabies, pero no está claro si sería una opción popular entre los aficionados australianos. Algunos seguidores le acusaron de ser un traidor tras la victoria de Inglaterra por 21-17 en el SCG el sábado, lo que provocó una acalorada respuesta del entrenador.

Jones parecía tener la piel un poco fina, sobre todo porque era conocido por atacar a sus rivales en su época de jugador, pero el incidente puso de manifiesto lo mucho que le importa su identidad australiana.

En caso de que Jones sea nombrado director de rugby, podría ser difícil para un entrenador de pruebas establecido como Rennie trabajar bajo su mando, al igual que Cheika tuvo dificultades cuando el ex director de rugby Scott Johnson fue nombrado para supervisarlo.

En caso de que Rennie vuelva a ser nombrado, podría tener más sentido que Jones desempeñara un papel de consultor, como hizo con los Springboks en 2007, o que asumiera el papel de director de alto rendimiento.

Jones estaría más capacitado para desempeñar el papel de director de entrenamiento mientras tutela a un joven entrenador novato. Se ha hablado de que el entrenador de delanteros de los Wallabies, Dan McKellar, suceda a Rennie, y sin duda se beneficiaría enormemente de tener a alguien como Jones asesorándole.

Parece que hay un gran número de funciones que Jones podría desempeñar en los Wallabies, aunque es de esperar que se decante por el puesto más alto. ¿Puede funcionar una relación por segunda vez? Si ambas partes se comprometen a que tenga éxito, ¿por qué no?